Sesión de retrato corporativo en las oficinas del cliente

Fotógrafo de retrato corporativo en Barcelona

Cuando un cliente necesita fotografías de los empleados, lo más práctico es realizar las fotos en las propias oficinas o instalaciones. Al eliminar el desplazamiento, se reduce el tiempo necesario para la realización de la sesión.

Espacio para la sesión

Antes del día de la sesión es recomendable buscar una localización adecuada. Esta puede ser con un fondo bonito, corporativo, que muestre el entorno de trabajo o neutro. En este último caso es un fondo de papel fotográfico blanco o negro (según los gustos o necesidades).

Con un espacio de unos 2 x 3 metros es suficiente. Es recomendable que no esté en medio del paso habitual de los trabajadores. Puede ser un despacho o una sala de reuniones, por ejemplo. Si es un despacho con ventanas y vistas al exterior, las fotografías tienen un aire más desenfadado. Si es interior, los retratos pueden ser con un plano muy cerrado o un poco más abierto para poder simular una mesa de trabajo (que debe mostrarse minimalista, con un teclado, ratón y monitor es suficiente).

Montaje del set

En la sala o despacho montaré el set de retrato. Este consta de las luces con sus ventanas o paraguas, la cámara, el trípode, el fondo y un ordenador portátil en el que se cargarán las fotografías. Estas pueden revisarse para evaluar el resultado. No se recomienda escoger la foto ‘buena’, ya que esto aumentaría mucho el tiempo de la sesión (las fotos se escogen posteriormente por galería web privada, por el cliente o según el criterio del fotógrafo).

Para la realización del montaje son necesarios unos 10 minutos. Para colocar las luces, el fondo (si es necesario), preparar la cámara y conectarla al ordenador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.