Seleccionar página

Monitor bueno para fotografía

Habitualmente recibo preguntas sobre ‘un monitor bueno para fotografía‘. Evidentemente con un presupuesto … generoso, tenemos muchas y muy buenas opciones. Pero si buscamos altas prestaciones a buen precio, el tema es más complicado.

Lo primero que hay que tener en cuenta es si necesitamos un buen monitor y que tipo de monitor es el más adecuado para nosotros.

Por favor, si este tema te parece interesante, compártelo en tus redes sociales. ¡Me ayudarás mucho a seguir ayudándote!

Si nuestro perfil, ya sea profesional o aficionado, es el de intentar conseguir una alta calidad en nuestras fotografías, entenderemos que necesitamos una buena cámara, unos buenos objetivos, etc. para conseguir que nuestras imágenes tengan la mejor calidad posible. Estas magnificas fotografías, que obtenemos con nuestro fantástico equipo, las pasamos al ordenador y acabamos de mejorarlas o darles el toque personal que precisan. En muchos casos, aquí es dónde empiezan los problemas, ya que las valoramos y ajustamos según lo que vemos en nuestro monitor.

Si tenemos un monitor ‘poco adecuado’ para representar correctamente los colores (poco importante si su destino es ofimática) y además no esta calibrado y perfilado … lo que nos va a mostrar es incorrecto, impredecible y evidentemente nada preciso. La consecuencia será que intentaremos arreglar o mejorar nuestras fotografías con un ‘filtro’ delante que nos desvirtúa la fotografía y el resultado nunca será el deseado o el que creemos que estamos consiguiendo. A partir de ahí siempre tendremos problemas con la calidad de nuestras fotos. Pensaremos que la calidad del equipo fotográfico no es adecuado, el monitor es malo, la impresora, el laboratorio …

A la hora de escoger monitor tenemos que dividir nuestro presupuesto y comprar un ‘monitor completo‘: el monitor y el calibrador. De poco sirve tener un Ferrari si no podemos controlar su potencia. El calibrador nos va a proporcionar unos ajustes precisos del monitor (por ejemplo: D65, 120 cd/m2 y una gamma de 2,2) lo que llamamos calibración, un ajuste en la tarjeta de vídeo del ordenador o en el propio monitor (en el caso de que admita calibración por hardware), y nos generará un perfil de color del nuestra unidad de monitor . El perfil es imprescindible para una correcta gestión de color, ya que en muchos casos tenemos que manejar gamas de colores que nuestro monitor no es capaz de representar por lo que tiene que comprimir los colores para intentar mostrar la mejor aproximación posible, de los colores originales a los que nuestro monitor puede representar.

Es aquí dónde debemos plantearnos si necesitamos un monitor que represente el espacio de color sRGB (el estándar de la mayoría de monitores, por lo tanto es el ideal para fotografías cuyo destino es sólo web) o el Adobe RGB (1998) (monitores específicos para fotógrafos, diseñadores y artes gráficas, ya que muestran un espacio de color ideal para la impresión).

Esto no significa que un monitor estándar (sRGB) no pueda mostrar una fotografía realizada en cámara con el espacio de color Adobe RGB (1998), lo puede hacer con una pequeña ‘trampa’ comprimir los colores de la foto a los colores que él puede representar. Aunque esto no es ideal, el resultado puede ser bueno si el monitor tiene la calidad suficiente y esta calibrado y evidentemente ‘perfilado’.

Cuando tenemos que comprar un monitor podemos mirar las gamas de producto que nos ofrece un fabricante y escoger uno adecuado para fotografía. Hay grandes marcas que tienen monitores muy económicos, pero por lo general esta pensados para ofimática. Un monitor para nosotros debe tener unas calidad y precisión de reproducción determinadas, no sirve cualquier monitor. En algunos casos el fabricante nos puede indicar el valor medio de Delta E (cuanto más bajo mejor precisión) y si tiene el certificado de la industria del Color e Impresión G7/FOGRA y/o certificado de monitor para Softproof (pruebas en pantalla). Estos indicadores junto con otras características (tipo de panel, los bits, la función de uniformidad, etc.) nos indican la calidad del monitor y sus posibilidades de fidelidad de reproducción,

Por si tienes curiosidad, actualmente trabajo con dos monitores un Nec (sRGB) y un Benq PG2401PT (cubre el 99% del espacio de color: Adobe RGB (1998)). En el caso de trabajar para publicaciones, catálogos o impresión en general el Benq ofrece una muy alta calidad a un muy buen precio. El secreto es una alianza entre Benq y X-Rite (uno de los mejores fabricantes en cartas, calibradores y software de gestión de color) de la que estan saliendo unos monitores de alta calidad y precio contenido.

Si te interesa más información sobre este monitor que estoy usando te dejo un enlace a un post dedicado a este monitor:

Monitor para fotografía: Benq PG2401PT

Por favor, si puedes aportar tu visión en este tema, deja un comentario. Y por supuesto, si este tema te ha parecido interesante, compártelo en tus redes sociales ¡Todos salimos ganando!

¡Muchas gracias por tu lectura!

Icons made by Freepik from www.flaticon.com is licensed by CC 3.0 BY

 

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: