Seleccionar página

 Cómo calibrar la cámara, el monitor y la impresora con resultados uniformes

En este artículo vamos a ver cómo igualar la calibración de cámara, monitor e impresora, que son los distintos dispositivos que forman nuestro flujo de trabajo en fotografía digital. Independientemente de que seas un profesional o un aficionado, uno de los mayores quebraderos de cabeza es poder igualar, dentro de lo posible, el original fotografiado con la versión del mismo en nuestro monitor y con la fotografía impresa (ya sea impresora o laboratorio), manteniendo una uniformidad durante todo el proceso de ‘revelado’.

Hemos de tener en cuenta que nuestra necesidad es mantener unos valores de color consistentes en todo el proceso, desde la captura hasta la salida. Por lo que debemos valorar los problemas de ajuste de cada dispositivo y realizar un ajuste personalizado para cada uno.

Vamos a analizar cada elemento por separado:

Cámara:

Aquí empieza todo el proceso, así que debemos cuidarlo al máximo, dentro de nuestras posibilidades:

Cuidar la iluminación que utilizaremos para realizar el ajuste inicial (calidad de la luz y uniformidad).

Seleccionar el formato de archivo Raw, si es posible.

Evidentemente la exposición debe ser lo más correcta posible para obtener unos resultados útiles. Te recomiendo revisar el histograma al realizar la toma.

Podemos realizar un perfil de color para la cámara (con un objetivo determinado y la iluminación que usemos para realizar esta prueba), si disponemos de una carta de color, como la ColorChecker Passport (de X-Rite), disparamos en Raw y tenemos Lightroom o Photoshop.

Debemos escoger el espacio de color adecuado en función de el destino final de nuestras fotografías: sRGB (para web y/o laboratorio *) o Adobe RGB (1998) (para laboratorio, impresora e imprenta *)

Nota *: Los destinos usados para estos espacios de color son los habituales, pero no tienen porqué coincidir con los que usen nuestros proveedores. Consultar primero con ellos.

Monitor:

Todo monitor, independientemente de su marca y calidad, precisa calibrarse y perfilarse, ya que de poco sirve gastarnos una gran suma de dinero, si este no representa las fotografías de forma correcta.

Al calibrar el monitor podemos llegar a ajustar (no en todos los monitores):

-Luminancia

-Temperatura de color (punto blanco)

-Gama

Estos valores nos determinan unos resultados concretos y son los que nos van a permitir tener la mejor apariencia.

Una vez definidos realizaremos el perfilado del monitor.

Salida (web, laboratorio, impresora o imprenta):

Este es el medio más difícil de ajustar, ya que es posible que no tengamos acceso a su modificación o calibración y/o perfilado.

Método de ajuste en los distintos dispositivos para conseguir igualarlos en color:

La idea básica es muy fácil de hacer. Otra cosa es que dispongamos de los medios para realizarla. Peró podemos realizarla con los medios que tengamos a nuestra disposición. Lógicamente, cuanto más fina sea nuestra prueba mejores y más exactos resultados obtendremos.

Pasos a realizar:

Realizaremos una fotografía (una reproducción) de un original (puede ser una carta de color) con una amplia gama de colores y una escala de luminosidad, con una iluminación neutra y uniforme.

Examinaremos el resultado en el monitor y lo ajustaremos según las desviaciones de luz y color.

También la enviaremos (sin manipular) a imprimir o a nuestro laboratorio.

Crearemos un ajuste para nuestro programa de ajuste fotográfico (Photoshop, Lightroom, Aperture, Capture One, etc.), para compensar la desviación del laboratorio, para las siguientes fotografías.

Igualar dispositivos respecto a una referencia

Igualar dispositivos respecto a una referencia

Paso a paso del método de igualar la cámara, el monitor y la impresora:

 

Captura:

Escoger un buen motivo a fotografiar es muy importante, ya que buena parte del éxito se debe a ello. Es recomendable usar una carta de color como referencia a fotografiar. Podemos utilizar la carta ColorChecker Passport de X-Rite, que además nos puede permitir realizar un perfil de color. Si no disponemos de carta de color podemos crearnos una o simplemente podemos utilizar una foto con muchos valores de luz y color. Es muy importante que contenga distintos valores de color, incluyendo los que nos encontremos con más asiduidad (pieles, azules, verdes …) y luminosidad.

Carta color ColorChecker Passport X-Rite

Carta de color ColorChecker Passport, de X-Rite.

 

Para la iluminación, a ser posible, usaremos luz de flash. Lo más importante es que sea una luz uniforme y no tenga luz cruzada (otra fuente de luz que se mezcle con la luz principal, fluorescente o incandescencia, por ejemplo).

Realizaremos la toma en formato Raw (si es posible), en el espacio de color adecuado y comprobaremos la exposición a través del histograma.

igualar monitor impresora

Realizar una reproducción de la muestra.

 

Si disponemos de Lightroom o Photoshop y una carta ColorChecker Passport, realizaremos un perfil de color para nuestra combinación cámara-objetivo-luz.

Monitor:

En función de la desviación de nuestro monitor podemos usar distintos valores en el proceso de calibración. Estos son los ajustes habituales y a continuación te comento como afecta cada uno, al monitor:

Luminancia. Determina la luminosidad del monitor.

Temperatura de color (punto blanco). Define el color del blanco del monitor, permitiendo mostrar colores más neutros, más ‘frios’ o más ‘calidos’.

Gama. Modifica la curva de respuesta de tonos del dispositivo (el contraste).

Igualar apariencia monitor a  muestra.

Igualar la apariencia del monitor a la muestra.

 

Salida:

El medio final en el que ‘plasmaremos’ nuestra fotografía puede ser:

Web:

Las características de reproducción se definen por la capacidad de reproducción de un monitor estándar, por lo que podemos indicar como referencia los valores de reproducción más habituales:

-Luminancia: 100/120 cd/m2

-Temperatura de color (punto blanco): D65

-Gama: 2,2

Impresora:

Si nuestra impresora esta trabajando con gestión de color, con su perfil correspondiente (que reflejará los valores de la respuesta de la tinta respecto al papel usado) no tendremos opción de realizar ajustes de color y luminosidad. A menos que tengamos un calibrador de impresoras con un software que nos lo permita.

Tendremos que realizar una impresión, de la carta de color usada e imprimirla con el perfil adecuado.

Realizar un ajuste observando las diferencias respecto al original, en nuestro software de edición fotográfica, para compensar la desviación de la impresora. Este ajuste lo aplicaremos a las fotografías antes de enviarlas a imprimir.

Para hacerlo compararemos la imagen impresa con la carta original (mejor compara con el original que con la foto en el monitor). La iluminación que incida en la carta y la copia impresa, para realizar esta observación, debería ser de una mesa de luz, o por lo menos evaluarlas con fluorescentes de luz día.

Estos ajustes, si los realizamos en Photoshop, pueden ser ajustes de capa, para poderlos modificar posteriormente. Y si los grabamos dentro una acción, los podremos aplicar a nuestras fotos antes de enviarlas a imprimir.

Si usamos otro programa (Lightroom, Capture One, Aperture, etc.) podemos realizar igualmente el ajuste y guardarlo en el mismo programa como un preset (preajuste).

igualar colores impresora

Igualar la copia a la muestra.

 

Laboratorio, plotter, etc. de un proveedor externo:

Realizaremos una copia o impresión, de la carta de color usada.

Una vez tengamos el resultado, podemos observar las diferencias respecto al original y realizar unos ajustes, en nuestro software de edición fotográfica, para compensar la desviación de la maquinaria del proveedor. Hay que tener en cuenta que si este cambia de máquina, consumibles o configuración, estos ajustes no serán precisos.

Cuando tengamos la copia la compararemos con la carta original. La iluminación para realizar esta observación debería ser con una mesa de luz, o por lo menos evaluarlas con fluorescentes de luz día.

Estos ajustes también podemos realizamos en Photoshop como ajustes de capa o con otro programa (Lightroom, Capture One, Aperture, etc.) y guardarlo como un preset (preajuste).

Conclusión:

Este método permite tener una respuesta uniforme de apariencia entre los distintos medios. En función de tus herramientas y la precisión que apliques tendrás mejores o peores resultados.

Igualar camara monitor impresora

Todos los medios igualados mediante una muestra.

 

Nota: Fíjate que no hablo de editar el original, ya que la finalidad de realizar estos ajustes es la de igualar la apariencia del original en todos los dispositivos, no de mejorar la imagen original, según nuestro gusto personal o necesidad; ya que eso lo realizaremos una vez tengamos todos nuestros dispositivos ajustados.

Artículos parecidos:

Pin It on Pinterest

Esta web utiliza cookies para que funcione correctamente. Es una práctica habitual y segura. Pulsa sobre el botón Aceptar para no volver a ver este mensaje. Si continúas navegando, consideraré que aceptas su uso. ¡Gracias!    Ver